Las Clínicas
Distrito Federal
Colonia del Valle

>> Ver Mapa

Estado de México
Metepec
Barrio San Mateo

>> Ver Mapa

Estado de México
Toluca
Colonia Centro

>> Ver Mapa

Jalisco - Guadalajara
Pablo Casals 615
Prados Providencia

>> Ver Mapa

Nuevo León -
Monterrey
2 de Abril 1901

>> Ver Mapa


 

Inicio > Temas Relacionados > La Ortodoncia y los implantes dentales

La Ortodoncia y los implantes dentales

Por Silvia Miglia

¿Ortodoncia como método correctivo para colocar implantes dentales

La ortodoncia es la parte de la odontología que se dedica a corregir la mala posición de los dientes. Se puede organizar la disposición de los dientes de cualquier paciente, y si esto es realizado antes de cualquier tratamiento de restauración, como la reposición de una pieza perdida con implantes dentales, se obtendrá un mejor resultado final, tanto estético como funcional, ya que la función primitiva de la boca es la masticatoria y hacia su beneficio debe destinarse principalmente el tratamiento.

Se puede hacer ortodoncia a cualquier edad, desde niños de 8 a 10 años, como adultos e incluso personas mayores de edad avanzada, no habiendo límite de edad, para corregir defectos genéticos o provocados por el transcurrir de los años.

Cuando se ha perdido una pieza dental, los dientes vecinos tienden a correrse ocupando el espacio vacío que dejó el diente faltante y/o inclusive el antagonista tiende a crecer. Al querer colocar el implante dental para reponer la pieza perdida va a ser necesario recurrir a la ortodoncia para que la pieza definitiva pueda tener el tamaño, la forma y la altura de la original y todo funcione en perfecta armonía.

Se puede hacer ortodoncia a través de distintos métodos, según el defecto a corregir o los tiempos con que se cuenta para otros objetivos. Los más comunes son los brackets, alambres, implantes dentales ortodónticos o mini-implantes,, ligaduras, plaquetas fijas para dormir, etc.

El más rápido es el de los implantes dentales ortodónticos, que con el objetivo final de hacer lugar para un implante dental oseointegrado, se necesitan tiempos más reducidos de ortodoncia que los normales.

La ortodoncia correctiva a través de aparatos fijos - brackets, ligas, elásticos, alambres y mini-implantes dentales - sobre los dientes induce movimientos que mejoran la función bucal como así también mejoran el aspecto estético visible de la boca.

Aquellos pacientes que van a iniciar un tratamiento de prótesis removibles o fijas (implantes dentales o puentes) con problemas de malas posiciones dentales, arco superior y arco inferior mal relacionados, se verán beneficiados en el resultado final si antes inician un tratamiento ortodóntico.

Ortodoncia con implantes dentales de titanio.

Parece extraño hablar de implantes en ortodoncia, uno los asocia más bien con los implantes dentales oseointegrados usados para la reposición de piezas perdidas o para sostener prótesis totales.

Desde hace algunos años, el mismo concepto de oseointegración de los implantes dentales, se ha llevado a la ortodoncia para asistir como anclaje provisional para obtener movimientos ortodónticos.

A través de los implantes dentales ortodónticos o mini implantes o tornillos de fijación, se puede lograr la distalización o la mesialización de molares, la retracción de caninos, la intrusión de molares e incisivos, la des-inclinación de molares, esto en espacios de tiempo que resultan la cuarta parte de lo que se lograban en los tratamientos clásicos de ortodoncia.

A través de la colocación de un mini implante o microtornillo en la zona de molares se puede obtener un anclaje suficiente y así traccionar los dientes anteriores del maxilar a donde se necesite.

Esta técnica tiene ventajas sobre otras en cuanto:

  • Se trata de una cirugía mínima en tiempo y trauma.
  • Es necesario un mínimo de instrumental quirúrgico
  • Los tornillos oseointegrados brindan un anclaje inmejorable.
  • No requieren gran cooperación del paciente.
  • Implican un menor tiempo de tratamiento para el desplazamiento de las piezas dentarias.
  • Su costo es más bajo que el resto de los tratamientos para lograr el mismo resultado.

Características del implante dental ortodóntico:

También llamado tornillo de fijación intermaxilar, es un tornillo de titanio de 1,40 a 2 mm de diámetro y unos 7 a 12 mm de largo, con una cabeza que puede variar desde circular, o con forma de bracket, y con un ojal en la misma que permite pasar un alambre o elástico; se fija al hueso maxilar, quedando unido a éste gracias a la oseointegración del titanio.

Cirugía para colocar el tornillo ortodóntico:

Para colocar el implante dental ortodóntico es necesaria una pequeña cirugía, y de corta duración, en la que se introduce el tornillo a través de la mucosa y sosteniéndolo en la zona ósea del hueso malar. Es una técnica que no presenta molestias para el paciente, sin dolor postoperatorio y de recuperación simple y rápida.

El instrumental necesario para colocar el tornillo de fijación intermaxilar son: una broca de 12 a 18 mm - según el diámetro del implante - para tener una dirección de secuencia y un destornillador transmucoso de 4 mm de diámetro y 0.8 mm de longitud, para roscar el implante al hueso

Es necesario colocar anestesia local para bloquear el nervio maxilar.

Luego se hace una incisión quirúrgica pequeña donde se va a colocar el tornillo. Se procede a perforar el hueso con un contrángulo de baja velocidad y la broca para aumentar el diámetro secuencial y formar el cono con la orientación deseada para introducir el implante de fijación intermaxilar.

Se presenta el tornillo en la abertura con el destornillador y se procede a roscarlo al hueso maxilar en la dirección prevista para poder en el futuro con ayuda de una liga traccionar, generalmente en forma oblicua.

Una vez colocado el mini-implante dental, se lo deja oseointegrar, lo que ocurre en un plazo de 15 días desde la cirugía, para colocar los alambres que harán la tracción sobre el punto de anclaje que hemos establecido.

Resumen:

Los mini implantes ortodónticos sirven de anclaje absoluto resultando una técnica muy exitosa debido a que los tornillos de fijación maxilar son lo suficientemente pequeños para que se puedan introducir en el maxilar sin molestar, son muy cómodos para el paciente, son fáciles de colocar para el odontólogo, se extraen al final del proceso con un simple destornillador, se logra la regeneración de la mucosa donde fueron extraídos de 7 a 10 días, no provocan rechazos del paciente y permiten trabajar en la tracción en muy poco tiempo después de la cirugía de colocación del mini-implante dental. De ser necesario permiten realizar desplazamientos exclusivos de pocos dientes sin necesidad de colocar otro sistema de tracción como los brackets en las piezas vecinas.

Teoría y conceptualización del implante dental ortodóntico.

El mayor problema al cual se han enfrentado los ortodoncistas, desde el inicio mismo de la ortodoncia es la necesidad de contar con un punto de anclaje desde donde apoyarse, para corregir la mayoría de los desfasajes o mal posicionamientos en la boca. Es posible mover los dientes pero para ello es necesario un punto estable y firme desde donde ejercer las fuerzas para enderezar los dientes. A este punto de apoyo estable es lo que se denomina anclaje.

Durante años, se ha buscado una fuente de anclaje rígida y estable en la boca, pero todos los soportes posibles tienden a deformarse cuando se ejerce presión o fuerzas sobre ellos. Se trató de usar los dientes, el hueso, los músculos, el paladar, pero ninguno fue satisfactorio. Los aparatos fueron un gran avance tecnológico en este terreno, pero no alcanzaba para mejorar los procesos y los tiempos, pues lo que hacía falta era este tan ansiado punto de apoyo desde el cual poder ejercer fuerzas capaces de mover los dientes en cualquier sentido.

Con la aparición de los implantes dentales oseointegrados se empezó a estudiar la posibilidad de ser usados como punto de apoyo para ortodoncia. Tienen las propiedades que le faltan a los dientes para servir de anclaje: no forman ligamento periodontal, que es lo que les permite a los dientes moverse y la oseointegración ofrece resistencia al movimiento ante el ejercicio de las fuerzas desplazatorias de los procesos ortodónticos.

Los primeros implantes para ortodoncia solo se podían utilizar en pacientes a los cuales les faltaran dientes, pues eran colocados en forma perpendicular al plano oclusal, para resistir las fuerzas de la masticación al igual que los implantes dentales para reponer piezas perdidas.

Este condicionamiento hacía muy limitado su uso general, lo que llevó a que se investigue en base a éste principio de fijación ósea, pero en distintos lugares de la boca donde se pudiera anclar el implante. El principal obstáculo era el excesivo tamaño del implante dental para ser colocado en el hueso malar desde el paladar o por vestibular, según fuera necesario para ejercer la fuerza en el sentido necesario para dar corrección al defecto.

Es cuando se intenta fabricar implantes dentales de menor diámetro y longitud que se resuelve el problema de colocarlos en cualquier lugar de la cavidad bucal y la cirugía de implantación se vuelve muy simple, así como también su extracción.

Este avance permitió corregir defectos que antes no tenían solución, como ser la intrusión molar. Al poder sostenerse en un anclaje esquelético para intruir un molar que por diversas razones se hallaba extruído, sea por falta de antagonista o que este se encuentre desgastado o implique una mala mordida, y ocupando el espacio por debajo del plano oclusal, lo que no permitiría colocar el implante dental en el antagonista, solucionó uno de los problemas más difíciles de la ortodoncia.

Todavía falta mucho camino por recorrer en la carrera de los mini implantes dentales, existen muchas dudas respecto de su utilización y sus posibilidades. Pero nos han abierto una amplia gama de posibilidades cuando se trata de utilizarlos en la reposición de piezas faltantes a través de implantes dentales.


Implantes dentales y ortodoncia a través de mini implantes.

Para cubrir un espacio donde se ha perdido un diente la forma más difundida actualmente es colocar un implante dental. A veces se trata solo de esto y otras es necesario recurrir a la ortodoncia para poder reponer la pieza. Pueden darse distintos antecedentes como que la falta del diente es muy antigua y los dientes laterales se han movido ocupando el lugar donde hay que poner el implante dental, o que el antagonista se encuentre extruído no permitiendo una mordida pareja, etc.

Para dar solución a estos inconvenientes se hace necesario recurrir a la ortodoncia, pero la tradicional suele tener tiempos de espera promedio de dos años.

Los mini implantes o tornillos de fijación nos permiten reducir estos tiempos de espera, a algunos meses y poder así reponer las piezas faltantes.

En estas situaciones se debe considerar:

- Cuándo colocar el implante dental si es necesario un proceso ortodóntico?

El tratamiento ortodóntico provoca variaciones en el espacio entre dientes cumpliendo con un objetivo preestablecido de hacer lugar entre dientes. Se deberá colocar el implante dental cuando se conozca con certeza que el espacio entre dientes ya no va a variar su longitud.

Se puede utilizar el implante dental como anclaje ortodóntico y a la vez como raíz dentaria futura, previendo esto antes de colocar el implante. Esto es posible gracias a los modelos de laboratorio, creados para ilustrar la ubicación futura luego de terminado el proceso y entonces se podrá colocar el implante dental definitivo, ubicado según el estudio realizado y comenzar con él, el tratamiento ortodóntico.

- Qué espacio se le debe dejar al implante dental?

El trabajo del ortodoncista puede lograr un desplazamiento en el sentido mesio distal para conseguir el espacio necesario a nivel del arco dental como a nivel apical. Se deberá cuidar el espacio a nivel de hueso entre el implante dental y la raíz del diente vecino, que no deberá ser menor a 1mm. Es decir que el diámetro del implante dental deberá ser dos milímetros menor que el espacio que logremos obtener luego de la ortodoncia.

- Se pueden colocar implantes dentales durante la edad de crecimiento?

El implante no deja crecer el hueso a su alrededor, por lo que si se lo coloca durante el crecimiento, se verá un defecto en escalón respecto de los dientes vecinos. Si se coloca un implante dental antes que el hueso maxilar esté totalmente desarrollado, se vería antiestético. Por esto es necesario esperar a colocar los implantes dentales hasta tanto esté terminado el proceso de crecimiento.

De lo visto hasta acá surge que existen dos formas de relacionar la ortodoncia con los implantes dentales:

1.- Cuando es necesario obtener espacio para la colocación de un implante dental.Con ortodoncia se podrán mover las piezas dentales adyacentes al espacio edéntulo logrando el espacio necesario para la solución protésica. Entonces se colocarán primero los mini implantes para hacer lugar y cuando se logre el espacio interdentario necesario, se extraerán y se colocará el implante dental equivalente a la raíz faltante.

2.- Cuando el implante dental colocado como solución a un espacio edéntulo, es a la vez utilizado para el anclaje de la solución ortodóntica. Podemos ver las siguientes posibilidades de este caso:

- Cuando por falta de antagonista, el diente ha erupcionado más que el plano oclusal. Se busca intruir el diente supra erupcionado. Se puede dar una solución planificada con la colocación de un implante dental que sirva para la futura rehabilitación y a la vez de anclaje para intruir el diente extruído.

- Cuando es necesario mover dientes hacia mesial o distal pues por falta de piezas se han desplazado, quitando el espacio necesario para colocar el implante dental. Como no se puede anclar un punto de apoyo en los dientes pues seguirán moviéndose, se puede colocar el implante dental que posteriormente será rehabilitado protésicamente para cubrir el espacio edéntulo y en una primera etapa apoyar el anclaje ortodóntico en el mismo.

-Cuando faltan dientes en ambos arcos dentarios y los existentes hay que moverlos significativamente, se podrá trabajar por tracción entre los arcos. Colocando los implantes dentales que serán la base para la solución protésica en el arco opuesto al objeto de la tracción provocando movimientos ortodónticos en el arco contrario. Luego estos pilares que sirvieron a la ortodoncia se rehabilitarán como dientes permanentes.

- Cuando en un maxilar edéntulo se colocan los implantes dentales que posteriormente se rehabilitarán definitivamente, y que a priori permitirán la intrusión de los antagonistas erupcionados a través de la colocación de un imán de samario-cobalto que forzará a la intrusión de los dientes enfrentados.

Conclusiones:

Los mini-implantes dentales han proporcionado un nuevo campo de acción a la ortodoncia, desde la aceleración de todos los procesos, hasta la resolución de otros que antes no tenían solución. Tanto los implantes dentales tradicionales como los mini implantes ortodónticos, pueden usarse en distintos casos para brindar la posibilidad de corregir defectos que permitirán completar una dentadura, cuidando tanto el aspecto funcional como cubriendo las exigencias de estética y celeridad de los tiempos actuales.

Copyright 2007 ©
http://www.implantesdentalesmexico.com.mx