CLÍNICA IDEA


Las Clínicas
Distrito Federal
Colonia del Valle

>> Ver Mapa

Jalisco - Guadalajara
Pablo Casals 615
Prados Providencia

>> Ver Mapa

Nuevo León -
Monterrey
2 de Abril 1901

>> Ver Mapa


Inicio > Temas Relacionados > Historia de la implantología

Historia de la implantología

Por Silvia Miglia

Los comienzos

Desde tiempos remotos el hombre intenta reemplazar los dientes perdidos. Mucho se ha probado para lograrlo. Desde la colocación de clavos, alambres, placas, raíces de plata, plomo, vidrio, etc. Pero recién podemos decir que se trata de implantología o sea la reposición de dientes perdidos mediante implantes dentales, cuando se empiezan a sentar las bases para el avance de esta ciencia, lo que ocurre a comienzos del siglo XX.

Desde 1910 se empiezan a presentar distintos tipos de implantes dentales, los que forman parte de la etapa empírica de la implantología, basándose en la experimentación clínica, pero sin protocolo científico y prácticamente sin éxito alguno. Aquí enunciamos algunos de los trabajos y profesionales más destacados; pero es recién después de los años 60 en que Branemark y sus colaboradores descubren accidentalmente la adhesión del titanio al hueso y con eso su aplicación a la odontología.

Destacaremos entre ellos:

En 1910 el Dr E. J. Greenfield introdujo en el alvéolo una cesta de iridio y oro de 24 kilates a manera de implante dental. De sus experiencias, en 1915, Greenfield documentó las bases de la implantología moderna, detallando normas sanitarias, de limpieza y esterilidad. Introduce nuevos conceptos, como la importancia de la estrecha relación entre hueso e implante dental, la que debe encontrarse firme antes de pasar a la siguiente etapa. También describe el concepto de implante sumergido, la necesaria curación del tejido bucal y la inmovilidad del implante dental como requisito fundamental antes de pasar a la etapa de carga. Aconseja un período de integración de 3 meses antes de afectar el implante dental a sobrecargas.
Es un gran avance, pero a estos descubrimientos y avances les faltaba encontrar el metal adecuado para el éxito de los tratamientos.

Durante la primera guerra mundial, se hicieron toda clase de injertos en cirugía general, pero todos fracasaron.

En 1937, Venable y Strock publican su estudio sobre el tratamiento de fracturas de huesos, con prótesis e implantes elaborados con Vitallium, un nuevo material formado de cromo, cobalto y molibdeno.

Gracias a estos trabajos sobre prótesis óseas, los odontólogos adoptaron la idea del uso del vitallium.

Se destacaron Dahl en Suecia, quien no pudo desarrollar sus trabajos por no permitírselo las autoridades sanitarias del país, también aportaron sus experiencias Strok de la escuela intraósea y el italiano Formiggini.

En Estados Unidos Gerschkoffr y Goldberg en 1948 publican el resultado de la aplicación de implantes de vitallium. Pero en America no tuvo gran difusión el desarrollo de implantes dentales para esa época.
Sin embargo si avanzó en Europa, sobre todo en Italia y Francia en la década del 50 con el desarrollo de implantes dentales yuxtaóseos.
En Italia Mazzini desarrolló un implante dental endoóseo, practicaba la abertura en hueso, tomaba la muestra y colocaba una prótesis de tantalio.
Formiggini desarrolló un implante dental intraóseo que primero lo realizó en tantalio y luego en vitallium.

Les siguió en importancia España, en esa época en Zaragoza, Vallespín desarrollo un implante dental subperióstico. Incorporó avances que están vigentes todavía hoy. Como ser la realización del corte afuera de la cresta alveolar para que el implante quede totalmente cubierto. Por esta misma época, en Madrid, Trobo Hermosa, desarrolló la técnica que el mismo denominó “reimplantación inmediata de raíces aloplásticas metálicas” por la cual realizaba una extracción cuidadosa, colocaba una amalgama en el alveolo seco hasta el borde gingival donde luego fijaba un dispositivo para retener la prótesis.
En 1956 en Madrid, Salagaray puso los primeros implantes dentales yuxtaóseos, en 1957 modificó el diseño de los implantes intraóseos y en 1967escribió un libro sobre Conceptos fundamentales de endoimplantólogía. En 1969 se funda la Sociedad Española de implantología, una de las más antiguas del mundo.
En los años sesenta se destacó el trabajo de Linkow, desarrollador del implante dental de rosca de Lew y el de hoja, siendo de aplicación hasta la década de los ochenta.

En 1974, los españoles Salagaray y Sol van a Nueva York al Hospital Munt Sinai, a dictar un curso de implantes dentales, se encontraron ahí con gran cantidad de profesionales contrarios a sus ideas.
Otros desarrolladores de la técnica de implantes dentales son Santino Surós con el desarrollo de un implante intraóseo. También Cosme Salomó que diseñó un implante dental endoóseo de esfera.

Irigoyen y Borrel, diseñaron un implante de profundidad universal de acero inoxidable y luego en 1980 desarrollan en cromo níquel, el implante dental autoroscable y la lámina universal.

El gran descubrimiento

Desde 1952, el profesor Branemark y su equipo de colaboradores, comienzan la investigación de estudios microscópicos de la médula ósea en el hueso peroné y tibia de conejos, buscando mejorar la cura en los traumatismos óseos. Para realizar el estudio se introdujo una cámara óptica de titanio en el hueso del conejo, cuando se intenta retirarla, se prueba que es imposible, pues el titanio se había adherido al hueso y el tejido circundante se había mineralizado, siendo congruente con la superficie del titanio. A partir de estas investigaciones, se empezó a hablar de la oseointegración del titanio, y su uso en la odontología, comenzando con pruebas con animales desdentados que terminaron con éxito y de aquí la idea de crear raíces de titanio para introducirlas en el hueso y esperar su fijación.
Lo destacado del trabajo del profesor Branemark es que hizo comprender a todos el proceso biológico de cicatrización que se producía al introducir un cuerpo extraño, siendo este particularmente de titanio.

En 1965 Branemark publica sus trabajos que demuestran que puede lograrse la oseointegración y a partir de allí, la implantología tuvo un avance exponencial. Esto se utilizó en el revolucionario sistema de implantes dentales aprobados por la Universidad de Goteborg con gran cantidad de pacientes aprobados.
En 1978 se celebra en Harvard una conferencia donde se muestran los experimentos de los suecos de Goteborg, presidido por P I Branemark y T Albrektsson.
En 1982 Branemark presenta en Toronto, Canadá, un implante dental de titanio con forma de tornillo y su proceso de oseointegración, proceso avalado con pruebas clínicas por más de 10 años.

En 1982, Adell, presenta los resultados de sus investigaciones clínicas de casi 3000 implantes colocados en 370 pacientes, La mayoría de ellos con procesos exitosos.

En la misma época Schroder desarrolla el concepto de anquilosis funcional, que es lo mismo que la oseointegración. Con un equipo de investigadores en Suiza, desarrolló un sistema de implantes dentales denominado ITI Bonefit.
Por esto, tanto Branemark en Suecia como Schroder en Suiza, paralelamente desarrollan la principal contribución a la implantología hasta nuestros días.
También debemos nombrar a Shahaus, quien desarrolla en 1967 el implante dental cerámico roscado.
Linkow desarrolla el implante dental Ventplant con tornillo autorroscable.
Luego en 1968, aparece el implante endoóseo en extensión realizado en titanio y resistente a la corrosión, es conocido como implante laminar.
En 1970 Roberts y Roberts presentan el implante lámina de rama.
En 1971 Salomó diseña el implante dental de esfera, formado por un vástago cilíndrico y una esfera.
En 1973 Grenoble coloca implantes dentales de carbono de vitreo.
En esta época en la Universidad de Alemania se desarrollan los implantes Intra Móvil Zylinder, con implantes cilíndricos sin rosca pero con tratamiento de superficie a base de plasma de titanio y con una punta rompefuerzas en la base del implante.

En el comienzo de la década de 1980, Calcitek Corporation desarrolla la calcitita,que es una hidroxiapatita cerámica policristalina. Luego distintos investigadores desarrollan implantes dentales de titanio recubiertos de hidroxiapatita.

Con el transcurrir de la década de los noventa, ya la implantología se ha difundido como una nueva disciplina quirúrgica dentro de la odontología. Desde entonces el tratamiento con implantes dentales donde hay dientes faltantes es un procedimiento muy común.
Se han perfeccionado tanto las técnicas de colocación de implantes dentales como los implantes en sí mismos. Otros procedimientos también colaboran en la recuperación dental. Como ser la regeneración ósea, la ortodoncia al servicio de la implantología, la manipulación de tejidos blandos, mejorando el éxito en la colocación de implantes dentales y su mantenimiento.


CONCLUSIONES

Hoy en día la implantología es una ciencia con base en antecedentes históricos que han permitido la difusión a casi todos los estratos sociales y en casi todos los países del mundo.
Desde las experiencias del Profesor Branemark, demostrando la oseointegración del titanio, la implantología se volvió una ciencia exacta, siendo predecible y posibilitando su generalización. Sobre esta base, los estudios posteriores, nos permitieron contar con diferentes modelos, formas, tamaños de implantes dentales, distintos tipos de tratamiento de superficie, distintas posibilidades de prótesis, etc.
Hoy se cuenta con gran cantidad de marcas que ofrecen no solo distintos tipos de implantes dentales, sino que destinan una parte de sus ingresos a nuevas investigaciones, siempre en beneficio de un avance en este proceso de restituir una pieza perdida.

Copyright 2007 ©
http://www.implantesdentalesmexico.com.mx