CLÍNICA IDEA


Las Clínicas
Distrito Federal
Colonia del Valle

>> Ver Mapa

Jalisco - Guadalajara
Pablo Casals 615
Prados Providencia

>> Ver Mapa

Nuevo León -
Monterrey
2 de Abril 1901

>> Ver Mapa



 

Inicio > Narraciones de pacientes > Puente versus Implante Dental

Implante Dental versus Puente Convencional – Historia de un paciente

Por Mónica González

Proceso de decisión en la reposición de un diente faltante

Esta simple narración de un paciente que pasó de tener un puente a la colocación en ese mismo lugar de un implante dental, con las explicaciones necesarias de los conceptos odontológicos, puede ayudar a todos aquellos que deben decidir reponer una pieza dentaria con uno u otro método.
Hay una consigna que siempre debe tenerse en cuenta: nos aconseja el profesional especialista en la materia, pero la decisión siempre es personal.


El problema: una muela perdida

Hace 15 años, cuando perdí mi primera muela, el dentista sugirió un puente para reponer la pieza perdida. ¿Qué es eso?

En general mis dientes y muelas, casi no tenían caries, mi dentadura era bastante sana. La muela perdida fue consecuencia de no obedecer a mi dentista cuando sugirió un perno y corona donde se había hecho un tratamiento de conducto y la muela que había quedado después de ese tratamiento tenía las paredes muy finas y no resistió la masticación.


La decisión: Me pongo un puente convencional

Ya con el hueco en mi boca, y cicatrizada la herida de la extracción, me molestaba ese agujero, psicológicamente más que funcionalmente. Entonces decidí aceptar el puente.

Tiempo después me enteré que para esa época ya existían los implantes dentales.
En ese momento este tipo de tratamiento era caro, yo no hubiera tenido la capacidad económica para acceder a un implante dental y en mí país tampoco se colocaban con frecuencia, pero me hubiera evitado dañar los dientes vecinos y el tratamiento que tuve que hacer cuando se dañó el puente.

Me viene a la mente la pregunta que le hice al especialista en ese momento:
¿Qué es un puente?
El puente es una prótesis que como su nombre lo indica, permite reponer una o varias piezas dentarias faltantes, apoyando sus 2 pilares en los dientes naturales adyacentes, el anterior y el posterior, quedando el centro sin apoyo, tal como la obra de ingeniería que nos permite cruzar un río, apoyando el tramo que se encuentra en el medio, en sus extremos que son las columnas, en este caso nuestros dientes naturales vecinos.

¿Como apoyo el puente? Es necesario tallar (o mejor dicho: convertir en dos pernitos) los dientes vecinos sanos para sostener en ellos las coronas que soportarán el puente. Así se logra recuperar un diente faltante a costa de los 2 lindantes (el anterior y el posterior).
Hasta aquí todo bien, esta técnica me permitió reponer la pieza faltante y mostrar una dentadura completa.


El tiempo pasa, el puente se deteriora

¿Qué suele pasar con el transcurso del tiempo?
Soy una persona que realiza una correcta higiene dental 4 veces por día. Sin embargo
A medida que transcurren los años, el hueso del maxilar, que ya no cumple con su función de sostener un diente, va re-absorbiéndose. Se reduce en tamaño, y con él la encía y también la cara se ve hundida en una de sus mejillas por la falta del diente. Aquí aparece el primer síntoma estético desagradable a pesar de poseer el puente.

En el espacio que va formándose entre el diente y la encía suelen juntarse restos de comida, que a veces provocan enfermedad de la encía, o los pilares de los dientes naturales se enferman y es necesario sacar el puente para curarlos. Así me ocurrió a mí, igual que a mucha gente.

Conclusión: con los años, un puente de 3 piezas para reponer un diente, se convierte en uno de 4, 5 o más dientes. O es necesario optar por otro procedimiento como los implantes dentales para evitar más pérdidas.

Otro inconveniente que se presenta, es como consecuencia de la reducción de encías, cuando ésta es muy importante, a veces ni siquiera puede sostener el mismo puente y es necesario reemplazarlo por otro para ajustarlo a la nueva encía de menor tamaño.

Gracias a los avances de la medicina en el tema de los implantes dentales, y su difusión masiva, cuando tuve que sacar mi puente con los laterales cariados, pude reemplazarlo por un implante y dos coronas. Evitando así dañar más dientes sanos.


¿Por qué no me puse un implante dental la 1ra vez?

La falta de conocimiento en el tema, hizo que tuviera mucho miedo, pregunté a varios dentistas, incluso una odontóloga conocida, que ignoraba el tema, llegó a decirme que el fresado que era necesario para colocar el implante dental era “agresivo para mi cabeza, que se sentía que estaban taladrando en mi cerebro”. ¡Qué ignorante! Nada más lejos de la realidad. No voy a decir su nombre aunque ganas no me faltan. Años después me enteré que su marido se estaba colocando implantes dentales. Ella también cambió de opinión.

Otros que sí sabían del tema me informaron correctamente de los beneficios, procedimiento, dieta, peligros y cuidados del implante dental y junto con más información que obtuve en Internet me decidí por el implante dental. Y no me equivoqué. Doy gracias a todos aquellos que me lo recomendaron.

Además en ese momento los implantes dentales habían dejado de ser una novedad o un producto exclusivo, su precio había bajado muchísimo y ya costaba prácticamente lo mismo que un puente convencional.


Resultado del implante dental

Ya no tengo esa diferencia de tamaño o forma en mis mejillas, mi encía al colocarle una “raíz dentaria” recuperó su volumen en el huequito que se había formado debajo del diente puenteado, quedando pareja con el resto de la encía. Y lo mejor de todo: el implante dental se siente como un diente natural, ya no debo tener cuidados especiales de limpieza, la normal diaria es suficiente.

Cuando poseía el puente, casi no masticaba de ese lado de la boca, a pesar de que todos me decían que es lo mismo, puedo afirmar que se pierde sensibilidad con el puente, la que luego recuperé con el implante dental.

A consecuencia del puente anterior, que tuve que sacar, en los dientes lindantes que gracias a mi cuidado, logré salvar de perderlos, poseo dos coronas pero sobre raíces naturales. Tuve mucha suerte, en general cuando se saca el puente, se encuentran tan enfermos, que es necesario extraerlos y reemplazarlos con más implantes dentales, en su caso dos o tres porque los dientes se dañaron irreversiblemente.


El implante dental: La cirugía

Ahora voy a contar como fue mi experiencia con el implante dental. Ya relaté que me moría de miedo de colocar un cuerpo extraño en mi organismo, y nada más ni nada menos que un tornillo de titanio en un hueso.

Estuve mucho tiempo averiguando, pregunté a especialistas, investigué por mis medios, no dejé nada al azar. Escuché todas las opiniones, las buenas, las malas. Finalmente consulté con un implantólogo recomendado por amigos.

Fue necesario tener la información médica necesaria, antes de diagnosticar la colocación del implante dental: Una placa panorámica de mi dentadura y análisis de rutina para conocer mi estado de salud y así evaluar la posibilidad de éxito del implante dental y prevenir futuros problemas.

Una vez que el implantólogo diagnosticó que yo era un buen candidato para recibir el implante dental y tomada la decisión de hacerlo, obtuve la cita para la cirugía, previo a lo cual me administraron antibióticos y analgésicos para prevenir infecciones e inflamación en la zona.

La cirugía para colocar el implante dental, se hizo en un ambiente quirúrgico esterilizado, no llegó a durar diez minutos, y no fue nada dolorosa ni agresiva. Me fui del consultorio con la indicación de volver en una semana, debiendo hacer dieta fría y líquida por los primeros 2 o 3 días y por lo demás vida normal.

Jamás sentí una molestia, no tuve problemas de dolor o inflamación. Cuando fui a la consulta de control, todo estaba perfecto, El implante dental colocado en un lugar propicio y la herida de incisión perfectamente cicatrizada.


El implante dental: La rehabilitación con el protesista

Ahora a esperar hasta que el implante se óseo-integre. Por lo que me explicaron, cada individuo tiene un tiempo distinto para que se cumpla esta etapa, entre 2 y 4 meses.

Poseo buena salud, no fumo, tomo poco café y alcohol, todo esto permitió poder rehabilitar el implante dental en menos de 60 días contados desde la cirugía.

Rehabilitar un implante dental, es como ponerle la frutilla al postre. Es lo más fácil, y lo que más se destaca: Es hacer que esa raíz dentaria de titanio, que se encuentra firmemente adherida al hueso maxilar, se convierta en un diente igual a los demás reponiendo la pieza faltante con una prótesis.

Esta vez la visita fue al protesista, quien se encargó de colocar sobre el implante dental un pilar también de titanio sobre el cual se apoyaría la pieza dentaria final.


Puesto el pilar protésico, y luego de unas 3 visitas más, de prueba entre el diente provisorio, y el definitivo logré tener mi diente, sostenido por el implante dental. Y que bien se siente, igualito a los otros, puedo masticar haciendo presión sobre él sin miedo a que se rompa o se salga, por supuesto no sufre de caries, y me da absoluta seguridad sobre mi boca en cuanto al aspecto estético y el funcional. Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo desde entonces.


El implante dental: El resultado

Si perdiera otros diente o muela volvería a hacerme un implante dental, jamás un puente. Repuse mi diente sin traumas, y mastico con él sin darme cuenta que no es mío, no le proporciono cuidados especiales, volví a sonreír sin ocultar ese hueco en mi boca, mi cara es igual en ambas mejillas. ¿Que más puedo pedir?

Esta experiencia personal tan satisfactoria, me ha llevado querer compartirla con aquellos que se encuentran en posición de decidir que hacer ante un diente faltante, ¿puente o implante dental? Mi respuesta es: definitivamente y sin ninguna duda implante dental, porque se siente como mis propios dientes y no es necesario dañar los dos dientes vecinos. Además dura toda la vida.


Bienvenido | Implantes dentales | La Clínica | Solicite una cita | Mapa del sitio

Copyright 2007 © http://www.implantesdentalesmexico.com.mx